26.9.05

TriFase

Bueno... esto es una especie de historia que escribí en tres días distintos... pongo ahora los tres pedacitos juntos en el mismo post...







Solo y a oscuras. El miedo me rodea pero no lo siento, siento frío y el termómetro sigue subiendo. La habitación tiene fiebre y me transmite su vértigo, sus cuatro paredes sudan sangre. Sangre helada, que se tranforma en cuchillas de acero que rajan mi piel. Los brazos se agrietan y la ira se evapora saliendo fuera de mí. Esa ira se enciende y su fuego funde la sangre helada, que ahora chorrea en mi rostro, salada, amarga, fría, triste, llena de vacío. Trago el fluido escarlata, quema mi garganta y llega a mis entrañas. Me retuerzo y vomito, expulso mi rabia, insulto a los fantasmas que presionan mis sienes. Lanzo un puñetazo contra la pared y siento como mis nudillos se parten. Me levanto furioso y me lanzo contra la pared contraria... no está ahí... caigo a la nada. Caigo hacia ninguna parte, no sé si subo o bajo. Freno en seco, estoy arrodillado... ¿en un tejado? Es la vieja catedral, siento como sus vigas crujen bajo mis pies al caminar hacia el borde del edificio. El vértigo que sudó la habitación se lanza contra el suelo y me llama desde allí abajo... "ven conmigo... descansa". Por fin abro los ojos, la diosa luna ilumina y purifica mi cuerpo bañado en sangre seca y lágrimas. Miro al frente y sonrío... aún me queda mucho por sentir. Bajo al campanario y me siento en uno de sus arcos apuntados, observo la noche. Enciendo un cigarro y dejo que el humo se disipe y se lleve mis dudas. No pienso escribir ni un solo verso sin caminarlo primero... no pienso complacerte, voy a vivir... ¿vives conmigo?






... se consume el cigarro y finalmente salto desde el campanario. Caigo al suelo de pie, intacto, lleno de energía y mirando al frente. Salgo de la ciudad por el antiguo puente de piedra. Comienzo a andar por la vieja carretera que conduce al mar, a esa pequeña cala donde tantas noches he pasado a solas en compañía del mar, del viento, de la luna y las estrellas... es decir, no tan solo. A esas horas no se ve ni un solo coche, ni se oye la melodía de un grillo, ni se percibe la carrera temerosa de una rata entre los matorrales. La diosa Luna me vigila, me sigue susurrando, espanta las dudas y da alas a mis pasos. Mis ojos brillan, mis sentidos se agudizan, mis músculos se tensan de emoción, y mi instinto comienza a funcionar de nuevo... sonrío, aún me queda mucho por sentir. Quedan pocos metros, tengo la inmensidad del mar ante mí. Sonrío, respiro el aroma, dejo que mis pulmones se hinchen de placer. Salgo a la carrera, cada vez más rápido, con deseo, con furia, con demencia... me lanzo contra el mar y me estrello en su abrazo... me aguanta, me seduce, limpia la sangre de mi cuerpo semidesnudo, refresca el fuego de las heridas que hay dentro de mí. Después me expulsa hacia la superficie y me grita "¡contempla ahora esas estrellas con tus ojos de renacer!"... sonrío de gozo (recuerdo tu mirada), le guiño a la Luna... ¿quieres tú caminar conmigo?






Todavía, encerrado entre estas cuatro paredes (que pronto se quebrarán), recuerdo el silbido del viento en mi cara, su brisa construyendo mis alas con cada caricia en mi espalda. Ahora, entre sombras, sigo limpiando mi mente, sigo enfocando mis ideas, mi camino... cuando arranque ¿quién me para? No puedes pararme con gritos (no los oigo), ni con golpes (los devuelvo), ni con balas (no las siento), ni con muerte (no me alcanza), ni con viento (está conmigo). Puedes pedirme que me quede aquí sentado, contigo, esperando a que el tiempo pase y la vida se amanse, pero ya he desplegado mis alas ligeras, oscuras e incansables. Volveré a verte cuando mi sueño te llame, cruzaremos nuestros caminos cuando esa llamada nos ame... ¿quieres que volemos juntos? No hay sitio para mi Libertad en este cuarto oscuro, con una sola mirada empezarán a agrietarse sus muros, no puedes encerrarme... aún me quedan tantas cosas que sentir... no digas adiós, sonríe mientras sacudo las cenizas que reposan sobre mis hombros, ahora voy a ser yo, y estaré aquí mismo... tan lejos como te lleve un simple salto, tan cerca como esa estrella que ahora besan tus ojos... ven... voy... vuela...


(TEE7H1NG; 13/04/2005)

3 comentarios:

qïp dijo...

¡Hey! La tercera parte tiene ritmo para una canción.

¿Una "musicación", Pedro?

TEE7H1NG dijo...

Se aceptan melodías... ;)

y donativos...


y puestos de trabajo decentes...

qïp dijo...

"trabajo" y "decente" no casan y menos "puesto de trabajo" y "decente". Es como lo de "inteligencia militar": palabras absurdas.

Creo que el único trabajo que podría calificarse de decente es aquel que hicieras para ayudar a alguien que necesite de verdad esa ayuda.

Me gusta como escribes. El estilo se puede mejorar, pero el contenido es muy visceral, sentimental... sigue.